Saltar al contenido

VOTA POR MI: ¡TE VOY A DEJAR DE ASFIXIAR!

Introduction

Cada vez se asemejan más votar y comprar, el

Estado y el mercado, el ciudadano y el consumidor”.

Byung Chul Han

Ahora que son inminentes las campañas publicitarias de los partidos políticos y de sus candidatos a presidente de la República, senadores, diputados locales y federales, gobernadores, presidentes municipales, regidores, para iniciar prácticamente esas campañas a finales de este año de 2023, han de estar ya considerando, los asesores y despachos publicitarios de los eslóganes y los lemas de esas campañas para sus candidatos, por lo que, uno de estos, bien pudiera ser el que lleva el título de este ensayo.

¡Te voy a dejar de asfixiar!, sería un éxito seguro, si es que tuviéramos mejores candidatos y desde luego, fuéramos mejores los ciudadanos de a pie, porque las candidaturas son el reflejo de los ciudadanos. No podemos contar con buenos candidatos, sino que contamos con buenos ciudadanos y sobre todo más responsables en el quehacer del gobierno y de sus políticas públicas. Por lo cual, los candidatos, sean buenos o muy malos, son el reflejo de la ciudadanía. Ahora que están por iniciar sus campañas de tantos y tantos candidatos a una multiplicidad de cargos públicos, esperemos que, a alguno de ellos, como una especie de destello, se le ocurra este lema de campaña: ¡Te voy a dejar de asfixiar!

Es visto que, normalmente, los lemas de campaña no dicen nada, solamente riman con el apellido, nombre o mote del candidato, pero en el fondo no dicen nada de lo que pretenden hacer cuando lleguen al cargo público. Por eso es que, las campañas cada día son más pobres en ideas y argumentos, menos aún en propuestas de políticas públicas, y esto es obvio, no las conocen, ni los propios candidatos, no saben a donde van a llegar y menos aún conocen las entrañas de cada uno de esos cargos públicos, por ello es que, se hacen spots publicitarios que simplemente son eso, porque no se puede prometer lo que no se tiene o menos aún, lo que no se conoce.

Pero, si tuviéramos en estas listas que aún no son oficiales de esos candidatos para tantos y tantos cargos públicos que se van a repartir, un candidato que proponga que a la ciudadanía le promete y se compromete a que: “No los va a asfixiar”, esto sería para los ciudadanos pensantes, que también, son muy pocos, un éxito rotundo, porque esto da a entender que se va a permitir trabajar y desarrollarse a las personas en lo que les corresponde libremente, en tanto, no afecten a terceros.

Y ese es el punto, si se propusiera cualquier gobierno del orden, nivel que sea, analizar toda la serie de procedimientos, trámites burocráticos con que se cuenta para permitir que una persona, una empresa, un grupo de personas puedan trabajar, realizar sus actividades económicas, con eso sería suficiente para que se permita lograr dar un paso adelante, incluso, en el crecimiento económico del país. Pero, eso normalmente no lo ven los candidatos, porque están visualizando otras cosas que, no son el cumplir con los mandatos de sus cargos públicos y de las promesas que propusieron ante la ciudadanía.

Por ello, no se hace nada al respecto, al contrario, lo que normalmente sucede, es exactamente que se revisan todos los procedimientos para los permisos, autorizaciones, concesiones, licencias, para hacerlas aún más complicadas, porque como un par de personas se aprovecharon de una laguna en el procedimiento, o bien, de un error en el mismo, lejos de castigar y sancionar a esa persona, se modifica todo el procedimiento respectivo para hacerlo más complicado, con mayores trámites, con mayor número de pasos, y tiempo invertido, lo cual desalienta al ciudadano de a pie, y lo único que queda es que sean las grandes empresas, las que se encuentren en condiciones de cumplir con esos cometidos, sea porque cuentan con los asesores necesarios para ello, o bien, porque cuentan con los recursos económicos para corromper en la administración respectiva, o de plano son tan grandes y fuertes esas empresas, que tienen una serie de concesiones y permisos extraordinarios que, ni siquiera dimensiona un ciudadano de a pie que se quedó en el intento de cualquier permiso, licencia o autorización, por lo tanto, acaba en la economía informal, o bien, realizando esos trabajos como el proveedor del proveedor oficial, dependiendo su actividad y su futuro de lo que sucede haga o deje de hacer un tercero.

Por ello, resulta de suma importancia revisar todos esos procedimientos que existen en la administración pública federal, estatales y municipales, en donde se trata de verdaderos cuellos de botella y una mina de oro para los funcionarios que hacen esos trámites desde adentro de cualquier órgano gubernamental, por ello es que, el mejor eslogan para un candidato desde la presidencia, hasta el último regidor del ayuntamiento del municipio más pequeño que pudiera existir en el territorio nacional, es que se prometa que no va a asfixiar a los ciudadanos con tantos permisos, autorizaciones, regulaciones que, lo único que han provocado a lo largo de los años en este país es que sean estos una puerta abierta a la corrupción, a la economía informal y a la dependencia de las medianas y pequeñas empresas de las grandes corporaciones que normalmente son extranjeras, y que irónicamente, son los nacionales los que hacen el trabajo de estas, pero no lo pueden hacer por ellas mismas, por toda la tramitología que no pueden llevar a cabo y menos cumplir, por lo que, con esos requisitos y trámites, lo que se ha estado provocando es: “Asfixiar al ciudadano de a pie”. (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!