Saltar al contenido

Veracruz, Guerrero, Sinaloa, Tamaulipas, ahora Campeche

Silvino Vergara Nava

“Las realidades en las que vivimos

hace inevitable el recurso a los expertos,

que los expertos nos decepcionan

continuamente y que pese a todo

(pese a sus fracasos y al incremento

de nuestras competencias)

vamos a seguir necesitándolos”.

Daniel Innerarity

Pareciera que las malas noticias se expenden, ya teníamos suficiente con lo que ha sucedido en Veracruz, un estado que por sí mismo, por su propia naturaleza, recursos naturales, su geografía, etc., sería suficiente para mantener a todo el país, simplemente por la riqueza de sus tierras, su geografía, etc., pero hoy, no es otra cosa más que un estado perdido, la inseguridad pública que acabó con toda la entidad.

Las noticias de lo que sucede en ese Estado de Veracruz, ya han salido de todo criterio, incluso, de una película de terror, desafortunadamente, ya no se puede hablar de estado fallido, sino algo más allá de eso, que no es otra cosa más que, el desconocimiento de los titulares de sus instituciones.

Pero, el problema no para en simplemente Veracruz, en las últimas noticias cualquiera sabe lo que está sucediendo en Guerrero, otra entidad que se encuentra más allá del estado fallido, para variar azotado por la naturaleza con lo sucedido en Acapulco que no se recuperara, por lo menos, en los próximos cinco años, lo único que sobrevive de ese puerto mágico es la costera, pero, todo lo demás, pareciera digno de una zona de guerra, esto sin considerar lo que sucede en todo el territorio de esta entidad, desapariciones, secuestros, desplazamientos forzosos, marchas y más marchas, corte de circulación en las autopistas, es más, desplazar a poblaciones enteras por medio de drones que arrojan bombas es algo que, solamente se puede entender en zonas de guerra, sin embargo, la autoridad, las instituciones del Estado, se encuentran desfasadas por su desconocimiento.

Y, aun así, nos falta, mencionar Sinaloa que en los últimos meses se han sucedido cosas inauditas, como el secuestro de más de 50 personas en una sola mañana, lo que no se tiene ya capacidad de entender, ¿qué es lo que sucede con las instituciones gubernamentales?, que se limitan a sostener que eso puede suceder, que son cosas que se presentan, como si fuera algo normal el secuestro de familias completas.

Lo que sí, ya no es noticia es, Tamaulipas, una entidad que tiene años que está fuera toda capacidad de asombro, es más es una entidad que, ya no es noticia, precisamente porque pareciera un estado perdido, algo más allá que después del estado fallido.

Pero, por si fuera poco, lo que nadie se esperaba era lo que está sucediendo en Campeche, otra entidad de que pareciera que el gobierno está para otras cosas, menos para gobernar, está desfasado por la incapacidad de sus gobernantes, estos dirigentes que no tienen la mínima capacidad de conocer y comprender cuál es la función que les corresponde, pues mandar a mujeres policías a una cárcel de hombres, sin armas y a su simple suerte, para controlar un motín, es algo inaudito, que afortunadamente, no paso a mayores daños, por obra de algo o alguien, pero que, simplemente dimensiona la incapacidad de las instituciones públicas y quienes están a cargo de ellas, al grado de que un estado tan pacífico, ha organizado marchas para solicitar la destitución de la gobernadora, es algo tan grave que ha sucedido.

Todo este desastre no es otra cosa más que, la incapacidad para gobernar, lo cual demuestra que contrario a lo sostenido por el titular de la administración pública federal, en realidad, lo que está sucediendo es que, no se puede actualmente gobernar por corazonadas, porque el pueblo es noble y sabio, sino que, se debe de gobernar con preparación, con estudios, con conocimiento de causa a eso es a lo que, se le denomina como los técnicos para gobernar. Y es que la democracia, se trata de: “Que la voluntad popular sea la última palabra, pero no la única, que el juicio de los expertos se tenga en cuenta, pero que no nos sometamos a él” (Innerarity, Daniel (2018). Política para perplejos. Barcelona: Galaxia Gutenberg), es decir, no basta, con el simple sentimiento para gobernar, es necesario contar con el conocimiento de los científicos, de los técnicos, de los que conocen por sus estudios como gobernar, y eso es lo que ha sido ausente en estas entidades federativas, que se ha asumido que se puede gobernar por simples corazonadas, con el buen provisto, con el sentido común, esto es hoy insuficiente, la prueba son Veracruz, Guerrero, Sinaloa, Tamaulipas, ahora Campeche. (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!