Saltar al contenido

Se fue el filósofo del fútbol, se fue Menotti

Silvino Vergara Nava

“A mí nadie me va a negar que la pelota tiene

que ver con el barrio, con la cultura popular.

A mí no me van a quitar nunca del sentimiento

el fútbol del barrio, el significado cultural de

ese fútbol que nos cambiaron”.

Cesar Luís Menotti

(1938-2024)

Desafortunadamente, así como en el 2015, se fue el escritor del fútbol, el uruguayo Eduardo Galeano, que con su pluma escribió para que los intelectuales entendieran a las masas con el fútbol, y que citaba: “Con la historia humana ocurre lo mismo que ocurre en el fútbol: Lo mejor que tienes es la capacidad de sorpresa”. Este día 5 de mayo de 2024, desgraciadamente, se fue el filósofo del fútbol, quien revolucionó a la selección argentina, que de la mano del “flaco”, se convirtió en campeona del mundo, allá en 1978, por los tiempos de las dictaduras, de los vuelos de la muerte, del denominado: “Plan Cóndor” de la década de las setenta en Sudamérica, de la década de las persecuciones, de las desapariciones, de la apropiación de menores.

Después del fracaso de Argentina en el mundial de 1982 en España, Cesar Luís Menotti, dirigió, habló y escribió de fútbol, tomó la batuta en denunciar lo que le estaba sucediendo al fútbol mundial en esos tiempos y lo que se avecinaba con el capitalismo financiero como propietario de los equipos, del balón, de los jugadores y de las almas de los aficionados, tiempos en que, se recitaba que es era más importante el dólar que el balón de fútbol, los comerciales y los anuncios publicitarios que las jugadas mágicas en un estadio de fútbol.

Decía Menotti en su filosofía: “Los jugadores se forman con la consigna de que hay que ganar como sea, sin respeto por la pelota ni, por, el juego. Sin estilo. Todo es rápido. Todo es vertiginoso. En definitiva, es lo que impone el negocio. Por mi parte, voy a seguir peleando para recuperar todo lo que el negocio nos arrebató: la pelota, el barrio, nuestros valores culturales que nos daban identidad. Ahora me parece que hay más sordos y no escuchan ni quieren escuchar. Se jugaba por la alegría, ya que el fútbol sin alegría no es nada” (Cappa Ángel, Roitman Marcos, Fútbol y política, Ediciones Akal, España, 2022).

En 1991, dirigió a la selección mexicana de fútbol, revolucionando la liga y a la selección mexicana, acostumbrados a jugar al puro estilo de “los ratones verdes” que no pudieron acudir al mundial de 1982, vergonzosamente eliminados en Haití, descalificados para el mundial de Italia 1990, por los denominados: “Cachirules”. En la estadía del entrenador argentino en el campo de la ciudad de los deportes del otrora Distrito Federal, porque televisa prohibió que esas eliminatorias mundialistas se disputaran en la cancha del estadio Azteca, demostró que en el jugador mexicano hay calidad y capacidad para hacer mejores cosas. Infelizmente, nunca lo dejaron terminar el periodo contratado, por esa y otras razones, hoy arrastramos la vergüenza del fútbol mexicano que, de paso, no acude a las olimpiadas de Paris, con una liga en donde hay más jugadores extranjeros que mexicanos en cualquier equipo de la liga mexicana de fútbol.

En el año de 2006, fue llamado por la directiva de Puebla que se encontraba desesperada por competir en la segunda división nacional, y que ese torneo fue dirigido por Carlos Bracamonte, quedando en último lugar de la calificación, pero debido a las reglas de la competencia de ese tiempo, podía jugar el partido de ascenso a la primera división contra Querétaro, por lo cual, fue despedido aquel entrenador y contratado un mensajero de Menotti, para luchar para ascender a la primera división, desafortunadamente, fue tan tarde la toma de esa decisión, que no dio tiempo de lograr el asenso. Un personaje desaprovechado en su estadía en México y solamente se aprovecharon los destellos de lo que conocía del fútbol como comentarista en algún mundial de fútbol, dejó una escuela de futbolistas y entrenadores que se les denominó como: “Menottistas”, tal es el caso de Lavolpe y de sus jugadores del Atlante de la década de los noventa. Menotti, fue de esos personajes que demostraron que el fútbol y la vida son muy similares, lleno de derrotas y de victorias. (Web: parmenasradio.org)

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!