Saltar al contenido

¿Por qué estudiar derecho administrativo?

-Especialidad en Derecho Administrativo y Constitucional-

Silvino Vergara Nava

“Se ha olvidado que la Administración es acción y

resultados; las inspecciones deben realizarse con

pulcritud, los expedientes tramitarse respetando

los plazos.

La acción y los resultados han pasado a segundo

plano y en su lugar, la atención ha pasado a los

papeles …

Lo malo es que los ciudadanos no se alimentan

de papel”.

Alejandro Nieto

En los estados liberales que se sustentan en brindar y tutelar la mayor protección a los derechos de libertad para la población, se han ido transformando a lo largo de los tiempos, los cambios atienden al avance de la tecnología, de la ciencia, del aumento de la población, del capitalismo especulativo, todo ello ha provocado que cada día sea mayor la intervención de la administración pública en el día a día de la población, ya no podemos decir que, se encuentra alejado el Estado y sus instituciones del ciudadano de a pie.

Por el contrario, hoy, lo que vivimos, es que, constantemente se tiene que acudir a una oficina de la administración pública, sea de manera presencial o bien, de forma virtual, para realizar algún trámite que consiste en contar con un permiso, licencia, autorización, etc., pues la gran mayoría de las actividades económicas requieren de una autorización gubernamental, llámese cédula profesional, licencia de funcionamiento, concesión, etc., lo cierto es que, paradójicamente, se requiere, para gozar de nuestros derechos de libertad de una autorización por parte del Estado.

Y, esa autorización por parte del Estado, quien la regula dentro del campo del derecho, es particularmente, el derecho administrativo, ya que todas esas autorizaciones a quien le corresponde tramitarlas y expedirlas, es a la administración pública de cualquier nivel de gobierno y que su estructura está regulada por el derecho administrativo.

El derecho administrativo es diverso al derecho jurisdiccional, es decir, de los juicios, de los tribunales, de los jueces y sus decisiones. El derecho administrativo conformado por procedimientos ordinarios y extraordinarios que se inician a petición de parte, o bien, de manera oficiosa, con una gran diversidad de resoluciones o actos administrativos, excepciones en los mismos, gran cantidad de formas de notificación, una gran gama de medios de defensa, iniciando con los recursos administrativos y su abundante clasificación, todo ello conforma a esa gran rama del derecho administrativo que, desde la academia, los teóricos se han esforzado en establecer una adecuada clasificación, la más viable, a las necesidades de lo que sucede en la realidad.

Desde luego que, todo esto provoca un sinnúmero de dilaciones, diferimientos, las denominadas: “Trampas procesales” que lo único que provocan es, o bien, corrupción, o que muchas de las actividades económicas se desarrollen por el campo de lo ilícito, de la economía informal, pareciendo que muchas de las ocasiones: “Es más fácil hacer lo ilícito que lo licito”.

Por ello es que, resulta indispensable conocer, explorar y profundizarse en el derecho administrativo, con el cual se puede comprender claramente los procedimientos, los límites de las autoridades, sus competencias, los derechos con que cuentan los gobernados en esos procedimientos que, de desconocer la naturaleza de los mismos, se convierten en laberintos sin encontrar una luz al final del túnel, por ello es que, se requiere escudriñar por esos profundos procedimientos para no abdicar, nuevamente de forma paradójica, en el ejercicio al derecho de libertad.

Debido a ello es que, la especialidad en Derecho Administrativo y Constitucional, de Pármenas Centro de Estudios, única en su tipo, por el contenido, está dirigida a contadores públicos, abogados, administradores de empresas y carreras afines, conformada por once materias, iniciando con Teoría del Estado, para conocer las finalidades y justificaciones del mismo, Teoría del Derecho, para comprenderlo como un sistema y contar con los elementos suficientes para explorar los derechos fundamentales en la Constitución y, desde el ámbito orgánico, por ello es que, se cuenta con las materias: derecho constitucional administrativo desde los derechos y derecho constitucional administrativo en el ámbito orgánico. Una vez que se cuenta con esta primera parte de la especialidad, continúa incorporándose en las materias esenciales: Derecho administrativo I, para conocer los tipos de procedimientos, resoluciones, fuentes, pasando con Derecho Administrativo II, para involucrarse en el régimen de la función pública, de la responsabilidad de los servidores públicos, siguiendo con derecho administrativo sancionador, este último que ha sido tan utilizado últimamente, ante el fracaso del derecho penal en la persecución de las acciones que afectan a la sociedad, llegando al derecho administrativo de prevención que, versa sobre toda esa nueva área creada para prevenir el lavado de dinero, posteriormente, una olvidada por el ciudadano de a pie, que es la responsabilidad patrimonial del Estado, pues desde hace más de 20 años, desde la propia constitución ha quedado atrás la sentencia lapidaria de: “Ud., disculpe por los daños”, dicho por las instituciones del Estado, finalizando la especialidad con el cada día más socorrido derecho contencioso-administrativo, por último, seminario de tesis, atendiendo a que se puede aprobar la especialidad con una tesina o bien, por el promedio en la especialidad. Por lo cual hay muchas razones para estudiar la especialidad en derecho administrativo y constitucional con reconocimiento de validez oficial por la SEP que, por su estructura, es única en México. (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!