Saltar al contenido

¿Haz el bien sin mirar a quien?

-Sobre el otorgamiento de derechos laborales-

Silvino Vergara Nava

“La justicia y la Impunidad; somos fanáticos del

legalismo, pero llevamos bien despierto el alma

de leguleyo de mano maestra para burlar las

leyes sin violarlas o para violarlas sin castigo”.

Gabriel García Márquez

Los refranes son conocimiento anónimo, y concentrado, que tiene que ver con las experiencias de generaciones pasadas, sirven para abrir la mente y sobre todo forjar sentido común, por eso no es algo que deba de perderse de vista en las nuevas generaciones. Por eso, porque el conocimiento general de la población sabe de la utilidad de estos refranes es que, aún se siguen vendiendo en las pocas librerías que quedan en nuestra nación libros de refranes mexicanos.

Con uno de estos refranes, pero en sentido de cuestionamiento: ¿Haz el bien sin mirar a quién? Vale la pena analizar lo que ha sucedido en esta última administración pública federal, que ha implementado reformas sobre la expansión de los derechos laborales, que va desde el aumento de derechos a los trabajadores hombres por el nacimiento de sus hijos, pasando por el derecho a contar con una silla en las horas de trabajo, siguiendo por el aumento del salario mínimo, pasando por la próxima reforma de la disminución de horas semanales de trabajo y el aumento del aguinaldo, es decir, toda una baraja de derechos que se han ido dotando a los trabajadores.

Establecer derechos por decreto, cae en que, no es tan apropiado: “Hacer el bien, sin mirar a quien”, porque, el problema principal es que, quien debe de otorgar esos derechos que es la parte patronal, no tenga la capacidad de suministrar esos derechos, lo que la academia denomina como: “derechos de papel”, es decir, que están en las leyes, pero no se pueden cumplir, particularmente, las medianas, pequeñas y microempresas, que son las que cuentan con el mayor número de empleados, como son las menos tecnificadas, sustituyen las máquinas y los equipos de alta tecnología con personal.

Así, ante la falta de capacidad para hacer frente al cumplimiento de estos derechos, los caminos son muy claros, informalidad, trabajadores despedidos, trabajadores que no cuentan con derechos y simulaciones.

El principal problema con esta expansión de derechos, es que no haya trabajadores a quien se les deba otorgar esos derechos, algo muy similar como lo que sucede hoy con la inminente prohibición de las corridas de toros, que, al tratar de proteger esa raza de animales, lo que va a suceder es que, se va a extinguir, pues los antitaurinos no van a mantener las ganaderías de crianza de esos animales. En el caso de los derechos laborales, en lugar de que se cuente con trabajadores, hay muchas empresas unipersonales o familiares proveedoras de servicios que tienen autorizaciones ante la Secretaría del Trabajo para suministrar servicios de subcontratación, que es la mejor forma de evitar que se cumpla con el ejercicio pleno de derechos, otras empresas con más capacidad, la salida es tecnificarse, cambiar la mano humana por las máquinas. Así que, ¿hacer el bien sin mirar a quién? (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!