Saltar al contenido

¡Estamos reprobados!

Silvino Vergara Nava

“Lo que quiero enseñarle

es el oficio de vivir”.

Jean-Jacques Rousse

“Sin duda, leer, escribir, contar son

necesarios para vivir. La enseñanza

de la filosofía estimula la capacidad

reflexiva en cada espíritu reflexivo y, sin

duda, las enseñanzas especializadas

son necesarias en la vida profesional”.

Edgar Morin

En las últimas semanas, la noticia sobresaliente fue la que corresponde a los resultados respecto al rendimiento en las escuelas por la población de los países que conforman la OCDE, y el resultado del nivel educativo en México es espeluznante; de cada dos estudiantes de 15 años en comprensión de lectura, solamente uno de ellos aprueba y que, en conocimiento de la cultura, un estudiante de 15 años de una escuela particular mexicana, tiene el mismo nivel que un estudiante de una escuela rural de Vietnam, y así, en otras áreas, verdaderamente un resultado muy preocupante.

Desde luego que, pretextos hay muchos, en la administración pública federal, ahora resulta que, ese estudio es: “Neoliberal”, y con eso se quitan del compromiso que se asumió desde que se tomó posesión en el gobierno federal en 2018.

Pero, tampoco toda la culpa de este pésimo resultado es de esta administración pública federal, ni que el resultado solamente sea a cargo de las autoridades educativas, sino que son muchos los implicados y muchos factores, incluyendo desde luego el Covid-19.

Efectivamente, estos pésimos y ridículos resultados dependen del pasado, de los sistemas educativos oficiales de las administraciones públicas anteriores que se dedicaron a politizar todo, tanto federales como estatales, de los sindicatos de los profesores que tanto daño han causado en el país en sus reclamaciones olvidándose de la educación, de la burocracia en el sector educativo ineficaz y que solamente justifica su existencia, de las escuelas tanto particulares como públicas, que asumen el compromiso demostrando con cargas excesivas de tareas que se está haciendo “algo” para los hijos, de las universidades que tratan a los alumnos como clientes, de nosotros los profesores por nuestra falta de compromiso con los alumnos, de los padres de familia que consideran a las instituciones educativas como un centro de depósito de los hijos, esto es un resultado del cual todos estamos involucrados y por ello es que, todos debemos de ser responsables y tomarlo con la mayor seriedad posible, pues es evidente que en esa evaluación; ¡estamos todos reprobados!

Si el resultado está maquillado o no lo está, si es para poner en aprietos a la administración pública federal en tiempos electorales, no son los temas de los que nos debemos de ocupar, sino en confirmar, averiguar, si hay algo de cierto en esos resultados, y para ello, no se requiere de un estudio bastante concienzudo, ni se requiere de grandes estadísticas o de estudios periciales, esto es algo muy sencillo de apreciar en el día a día que cualquier ciudadano de a pie lo puede constatar en que, esos resultados tienen mucha razón, pero que nos da pena que nos evidencien ante el mundo.

Desafortunadamente, esa noticia desgarradora de la educación de este país, se tratará de una simple noticia pasajera, como ya son inminentes las posadas, reuniones familiares, vacaciones, fin de cursos, aguinaldos, etc., pues ya será en otra ocasión en que nos deberemos de preocupar, por tanto, se quedará como un dato más, cuando en realidad lo que debería de suceder es que de cada persona, cada institución desde su trinchera, debería de hacer algo al respecto, no podemos convivir con estos resultados, porque son evidentes.

Los resultados se ven en la calle, los empresarios no encuentran personal competente, los trabajos por más básicos que sean, no hay personas capacitadas para desarrollarlo, los profesionistas cada día salen de las universidades más desorientadas a la vida profesional, las grandes empresas con estos resultados están confirmando que el futuro es la tecnología y la inteligencia artificial.

Así, como estamos todos reprobados, cada quien deberá de asumir su compromiso, o bien, para no preocuparnos, ya saldrán en unos años los siguientes resultados y, ya habrá tiempo para tomar alguna decisión, pues la indiferencia en la que nos desenvolvemos, en esa, no reprobamos. (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!