Saltar al contenido

Del: ¡Sí se puede! Al ¡No se pudo!

Silvino Vergara Nava

“Una verdadera tragedia es lo que pasa en

Estados Unidos, una verdadera tragedia

es que pierdan por consumo de fentanilo

100 mil jóvenes al año, por el consumo de

drogas. Si nos vamos a esas cifras, no

puedes llamar a esto tragedia. Aquello es

un asunto grave”.

Andrés Manuel López Obrador

29 de enero de 2024

Está por finalizar el sexenio de la esperanza de México, que inició con muchos bríos en 2018 arrasando en las urnas, con una ventaja ante sus oponentes abismal y que prometía los mejores resultados y éxitos que, apuntaba principalmente en acabar con la corrupción, los malos manejos, la inseguridad pública, las grandes desigualdades y, sobre todo, fomentar la oportunidad para todos. Solamente, migrarían los que verdaderamente estuvieran dispuestos a ello, y no por la simple necesidad y la falta de oportunidades en nuestra nación. Pero, todo eso se fue diluyendo con el paso del tiempo.

Los meses y años fueron transcurriendo sin resultado alguno, sucedió muy poco de lo prometido, el sello era la transformación, pero algo faltó, solo se pensaba por los votantes en julio de 2018 de la necesidad de esa transformación por el hartazgo en la administración pública anterior y esto, no se cristalizó.

Las secretarías de Estado situarlas en diversas entidades nunca concluyó, incluso, se ha reconocido que, no se podrá concluir con ese proyecto en esta administración pública federal. De lo demás, simplemente se trata de hechos notorios, que, por tanto, es de todos conocido, el aumento del empleo informal, el récord que prácticamente cada mes se rompe en el envío de dinero por los mexicanos que viven en el extranjero, al grado de que propiamente, mantuvieron la economía del país en los tiempos del COVID por la caída de las exportaciones, de los ingresos petroleros y del turismo.

Las estadísticas sostienen que es mayor el número de empleo informal que el formal, la reforma de las outsourcing que se implementó más por la presión internacional que por los buenos propósitos gubernamentales no resolvió nada, al contrario, en muchos de los casos agudizó la irregularidad de los empleos y de paso, ahora la irregularidad de las empresas en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Se continuó en esta administración pública federal con la serie de negociaciones y acuerdos de un nuevo Tratado De Libre Comercio con América del Norte, que hasta hoy podemos observar los estragos que está causando. Basta con observar lo que sucede con la industria maquiladora del país que, por años mantuvo una gran cantidad de empleos en todo el territorio nacional, y que hoy, debido a las modificaciones impuestas por el referido tratado internacional que entró en vigor el 1 de julio de 2020, está provocando el cierre de esa gran industria maquiladora del país.

Las empresas, sobre todo las micro, pequeñas y medianas que sus propietarios y empleados votaron por esa transformación en el año de 2018, al observar que estaban ahogadas de permisos, regulaciones, licencias, que lo único que provocaban era ahogarlas en el intento de subsistir, resulta que en esta administración pública federal nunca vieron la luz al final del túnel, por el contrario, simplemente, las que han sobrevivido al COVID y a esta administración pública observan como siguen haciéndose más grandes las empresas transnacionales y sus ganancias.

¿Qué decir de los bancos y las sociedades financieras?, está registrado que, cada año obtienen récord en ganancias en México por sus comisiones, cobros injustificados a los usuarios de la banca que, no tienen escapatoria alguna, porque por disposición de las leyes fiscales deben fungir los contribuyentes como clientes de esas grandes empresas financieras. De la inseguridad pública y de los servicios de salud, no merecen mucha mención, se ha convertido en un infortunio total, récord en homicidios dolosos en este sexenio, conformación cada día de nuevos grupos de autodefensa por todo el territorio nacional, robos en carreteras a cualquiera que se ponga en la carretera en horas desafortunadas, las autoridades de vigilancia y prevención del delito prácticamente no existen, convertir al ejército y a los marinos en la denominada “guardia nacional”, solamente fue para rebajarlos, y así los servicios de salud, clínicas, hospitales sin medicinas y atención médica, falta de mantenimiento por doquier de instalaciones, equipos gubernamentales es la muestra de esta administración pública federal, y en el caso de los apoyos económicos brindados sin requisito alguno más que la edad, es una muestra del liberalismo que nos gobierna en el mundo, pues el capitalismo financiero, la globalización financiera requiere de consumidores y esto es lo que, se produjo con estos apoyos, sin condicionante alguno, así es como, de la esperanza del “si se puede” caímos desafortunadamente al “no se pudo”. (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!