Saltar al contenido

¡CICLOVÍAS SI, BACHES NO!

Introduction

Siguiendo esa manía que tenemos en América latina de copiar las cosas, sin considerar si funcionaran, si serán útiles para nuestra región, si estas beneficiaran a las poblaciones o en el peor de los casos, empeorarán las cosas, el asunto es que, sin pensar esas consecuencias, el objetivo siempre ha sido copiar de parte de nuestras instituciones, particularmente del Estado, por eso es que, contamos con catástrofes y fracasos por doquier en las políticas públicas. Pero, como en Europa lo hacen así; ¿por qué aquí no?, o bien, si en Estados Unidos de América sucede, ¿por qué aquí no?

A este fenómeno en la academia se le denomina como: “Tropicalización de las instituciones”, es decir, lo que se hace en los países del norte, se pretende copiar y hacer en nuestra región, desde luego que, hay cosas que se copian por voluntad propia y otras se copian por imposición de los organismos internacionales que exigen que se implemente algún tipo de políticas públicas, o bien, que se impongan reformas legislativas, etc. En el caso en particular de lo que copiamos e imponemos a la población por parte de nuestros gobiernos por simple voluntad de copiar es lo que preocupa al ciudadano de a pie.

Desde luego que, se copia lo del mundo central, porque no se copia lo de otras regiones, si aparece por Centroamérica una idea propia o en Sudamérica, no se copia, es más, ni nos enteramos porque la idea es copiar y ver siempre al norte, nunca al sur del mundo, a pesar DE que somos más compatibles con el sur que con el norte.

Desde hace algunas décadas en Europa se había implementado una serie de políticas públicas para darle prioridad al uso de las bicicletas, por eso es que se instalaron “algunos” carriles especiales para ello, por lo cual, viendo estas propuestas, observando a los técnicos que explican sus bondades viniendo del extranjero y hablando en otro idioma, pues resulta que con esa manía que tenemos de que lo bueno y las ideas vienen de afuera y nunca de adentro, es que nos “enamoran” con sus propuestas, funcionen o no, pero se ven bien, es más hasta se ven bonitas las calles con la división de entre los carriles de los vehículos y la vía para uso de las bicicletas, las usen o no, allí están.

Y a eso nos hemos dedicado en los últimos tiempos de estos países de América latina, México no es la excepción, menos nuestras instituciones particularmente las más cercanas a la población que son las municipales, en donde el problema central debería ser, encontrar alternativas para hacer una mejor convivencia de la sociedad, y resulta que, lejos de que suceda eso, nos volteamos a ver esas espectaculares ideas del norte y se imponen una serie de regulaciones, sin escuchar a nadie, porque no hay un vecino al que se le haya cuestionado sobre implementar afuera de su casa, en la banqueta la prohibición de estacionarse porque resulta que se instalará una ciclovía para que pase un usuario cada domingo y eso, si es que no llueve. En resumen; propuestas antidemocráticas, porque no se consulta a nadie, simplemente se imponen, son copia de lo que no se sabe si funciona o no en los países que las implementaron, pero lo que si es un hecho es que se ven: “Muy bien pintaditas”.

Si estas políticas se analizan preguntándose: ¿Qué tipo de políticas públicas son la que imponen las ciclovías; son de derecha o de izquierda?, Porque quienes han implementado últimamente las ciclovías, sobre todo en los municipios del estado de Puebla, son las políticas públicas de derecha. Entonces, a decir de Daniel Innerarity se distinguen las propuestas de derecha respecto a como asumen las libertades: “A una persona de derecha lo que más le inquieta es ser molestado por el gobierno, mientras que la preocupación fundamental de alguien de izquierdas es ser excluido de las decisiones políticas…”

Si la imposición de las ciclovías restringe las libertades de quien cuenta con su casa y que afuera implementan una ciclovía, además se insiste, sin que se haya escuchado a alguien de los afectados, todo se reduce a que, no se trate de políticas de derecha, por ello es que, así como la izquierda está en crisis, la derecha no es la excepción, pues muchos se dicen de derecha o de izquierda y no saben cuáles son las posturas que hay que asumir.

Así, tropicalizando las ideas del mundo central es como seguimos siendo dependientes del norte, sea útil o no esas posturas, haya otras medidas de emergencia en nuestra región, como en el caso en particular, la urgencia de arreglar las calles de tanto y tanto bache que hay por doquier, es más hay casos en donde se hace la ciclovía con sus aditamentos, estando repleta de baches o bien, los carriles vehiculares, que una vez siendo angostos por instalar la ciclovía, resulta que los vehículos se montan en esta y provocan más accidentes de los que existían. Desafortunadamente, nuestras políticas públicas, no se rigen por la regla de oro que reza: “Hacer fácil, lo difícil” y aquí en nuestra región, en nuestra nación y, en nuestros municipios lo entendimos al revés: “Hacer difícil, lo fácil” y con ello resumimos que: “Ciclovías si, baches no”. (Web: parmenasradio.org)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: ¡¡El contenido está protegido!!